Clean code

En todos los aspectos productivos de la sociedad, la calidad de los productos es fundamental. En cuanto a software, es exactamente lo mismo, sólo que es un producto “especial”. Y por ello, en la mayoría de los casos el cliente no puede o no sabe “evaluar” la calidad del resultado que se le proporciona, fijándose sólamente si cumple los requisitos que se fijaron tanto en apariencia como en funcionamiento, sin importar cómo está hecho por dentro ni con que nivel de calidad. Sin embargo, la calidad del software desarrollado es fundamental para evitar futuros errores, para que añadir o modificar la funcionalidad del software no sea una pesadilla ni cueste una barbaridad, entre otras razones. Continue reading